30 de enero de 2023

El ejército ucraniano destruyó dos depósitos de municiones rusos en la región de Jersón

El ejército ucraniano destruyó dos depósitos de municiones rusos en la región de JersónUkinform.ua

247 días de guerra en Ucrania

El mal tiempo obliga a las fuerzas ucranianas a interrumpir su avance a Jersón

A las puertas del invierno las inclemencias climatológicas se suman a las adversidades cotidianas de una guerra con visos de eternizarse

Las condiciones meteorológicas están cambiando y con ellas los avances de las tropas ucranianas. El duro invierno se acerca y las previsiones de recuperar Jersón en los próximos días se diluyen por el mal tiempo.
Las autoridades ucranianas confirmaron que el terreno se ha complicado y ha obligado a las tropas a ralentizar los avances. La adversidad del clima obliga a hacer más lenta la recuperación del territorio, pero no resta ni pone, al menos de momento, en duda que no se tardará mucho en lograr que en Jersón vuelva a ondear la bandera ucraniana.
A su vez, el presidente de la Federación Rusa, que anoche anticipó que se avecina la «década más peligrosa desde el fin de la II guerra Mundial», insiste en que Ucrania tiene un plan maquiavélico y pretende lanzar un ataque con bombas nucleares sucias bajo falsa bandera. Esto es, para luego culpabilizar a Moscú.
La ONU anunció que enviaría un equipo de inspección, pero con la información de la que dispone y que considera suficiente, descartó que Kiev tuviera previsto algo semejante. Dejar desabastecido al país, sin luz, agua, y las infraestructuras destruidas forma parte del programa de invasión de Putin que apunta, dispara y destruye objetivos civiles, como si la Convención de Ginebra no fuera con él.
El ataque al puente que une la península de Crimea con Rusia y que Putin atribuyó a Ucrania, tuvo como venganza bombardeos indiscriminados a objetivos civiles e infraestructuras. El atentado contra el puente que era el orgullo de Putin no ha sido reivindicado por Kiev.
La capital ucrania y la periferia sufren apagones programados aunque no se descarta que se produzcan otros si continúan los ataques a las plantas de energía o que continúe el deterioro de las bombardeadas que necesitan reparación urgente.

Bocadillos en los ascensores

En previsión a posibles cortes imprevistos o más prolongados de los actuales, los habitantes de los edificios de Kiev han comenzado a dejar bocadillos en el interior de los ascensores en caso de que los vecinos sean sorprendidos y se queden atrapados en su interior.
Ramzan Kadyrov, el presidente checheno leal y sin miedo a Putin, admitió esta semana que tuvo que replegarse ante el fuego de la artillería ucraniana.
Kadyrov el checheno que no duda en alzar la voz para criticar la estrategia militar del Kremlin y hacer sangre de sus errores, anunció que 23 de los suyos habían sido abatidos por fuego enemigo y otros 58 han tenido que ser asistidos por las heridas causadas.
La ley marcial decretada por Putin hace unos días permite aplicar la censura y controles totales en esta zona bajo control del Kremlin.
«A partir de hoy, en la región de Zaporiyia los agentes del orden han comenzado un control preventivo selectivo de los teléfonos móviles de los ciudadanos», advirtió a modo de anuncio Vladimir Rogov
Es en esta región donde se encuentra la planta nuclear más grande de Europa que mantiene en vilo al continente. En varias ocasiones, como consecuencia de los ataques, sus seis reactores han tenido que desconectarse.
En este escenario, Estados Unidos anunció el envío de un nuevo paquete de armamento y una ayuda de 275 millones de dólares para Ucrania.
Comentarios
tracking