02 de julio de 2022

Vidas ejemplaresLuis Ventoso

Repetid conmigo: ¡Viva la burramia!

Continúa la campaña del Gobierno en pro de la ignorancia, con un currículo de Bachillerato que es un dislate y se fuma la historia de España anterior a 1812

Jornada especial en el salón de actos de un instituto del barrio madrileño de Tetuán. Las cámaras de televisión se agolpan frente al estrado, decorado con un cartel gubernamental donde reza: «Una recuperación justa. Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia». A modo de bienvenida, James Rhodes perpetra al piano una tonada de Ismael Serrano. Por fin se abre el telón y aparece el presidente del Gobierno, que camina gustándose en dirección al atril. Tras dedicar a los alumnos una sonrisa que se pretende entrañable, pero que en realidad le queda entre forzada y empalagosa, inicia su discurso:
«Queridos bachilleres y bachilleras, soy Pedro Sánchez Pérez, vuestro presidente progresista, al frente de un Gobierno que trabaja las 24 horas para legaros a todas y todos una España más igualitaria, feminista y ecologista. Hoy vengo aquí para presentaros y poner en valor las reformas que ha acometido nuestro Gobierno de progreso en el currículo de Bachiller. Toda la historia previa a la Constitución liberal de Cádiz de 1812 queda abolida del temario, pues sin duda está tiznada de un sesgo inconsciente de carácter franquista. Desde ahora ya no tendréis que estudiar viejos episodios reaccionarios, como la romanización de nuestro Estado plurinacional, denominado Hispania por la ultraderecha de entonces; ni la Reconquista, inadmisible ataque al multiculturalismo; ni la Conquista de América, una penosa vulneración de los derechos de la avanzada cultura indígena, por la que pedimos disculpas. Por el contrario, podéis y debéis estudiar a fondo la Segunda República, reconociendo su legado democrático, sus grandes reformas y sus logros, e identificando las reacciones antidemocráticas en su contra. Es importante además que en todas las materias y asignaturas tengamos bien presente la perspectiva de género. Hoy quiero celebrar aquí con vosotros y vosotras que la hemos incorporado incluso al Dibujo Técnico, porque una escuadra y un cartabón mal utilizados pueden suponer una clara fuente de discriminación sexista, como bien me advertía en días pasados la ministra Montero en un encuentro con pensadoras del Grupo de Puebla. Otra materia importante serán los Objetivos del Desarrollo Sostenible. En clase de Lengua estudiaréis el lenguaje inclusivo, en vez de los ultraderechistas análisis sintácticos de antaño. La Física será a partir de ahora una maría, no vaya a ser que os dé el bajón con tanto esfuerzo mental. En Filosofía aprenderéis a convertiros en ciudadanos ecosocialmente responsables. Podréis pasar de curso con un carro de suspensos y ya no tendréis que memorizar ni cómo se llamaba Napoleón, al fin y al cabo, podéis buscarlo en Google, de paso que le echáis una ojeada al Tinder y al TikTok. Y ahora, por último, queridos niños y niñas, futuros ciudadanos progresistas, repetid conmigo: ¡Viva la burramia igualitaria! Muchas gracias a todas y todos».
(PD: No es una comedia de los Monty Python. Es nuestra realidad. Se espera que sea aprobado tal cual este martes por el consejo de ministros. ¿No va a ocuparse de esto el nuevo PP? Hay un rodillo ideológico que compromete el buen futuro de España. No todo es gestión).
(PD 2: No anda diligente nuestro Gobierno. No se entiende que los chavales españoles tengan que seguir soportando alusiones en las aulas a «El Quijote», teniendo como tenemos a Almudena Grandes, Manoliño Rivas, Millás y Elvira Lindo. Porque si la cosa va de progresismo, donde va a parar.).
Comentarios
tracking