Fundado en 1910

19 de junio de 2024

Putin Bennett Rusia Israel Ucrania

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el primer ministro israelí, Naftali BennettAFP

Putin se disculpa por la declaración de Lavrov sobre Hitler, según el gobierno israelí

Rusia trata de zanjar la disputa diplomática con Israel tras las declaraciones antisemitas del ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov

El gobierno israelí aseguró que el presidente ruso, Vladimir Putin, se disculpó el jueves ante el primer ministro israelí, Naftali Bennett, por las declaraciones antisemitas de su ministro de Exteriores, el siempre polémico Serguéi Lavrov.

Lavrov afirmó en una entrevista concedida a una televisión italiana que daba igual que Zelenski fuera judío y que ese dato no era incompatible con el hecho de que, según la propaganda del Kremlin, Ucrania estuviera gobernada por neonazis, ya que también Hitler «tenía sangre judía».

«El primer ministro aceptó las disculpas del presidente Putin por los comentarios de Lavrov y le agradeció haber aclarado su postura sobre el pueblo judío y la memoria del Holocausto», señaló el comunicado del gobierno israelí.

Rusia ha empleado el argumento de la «desnazificación» para justificar su invasión a Ucrania, en curso desde el 24 de febrero, a pesar de que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, es judío y parte de su familia fue asesinada por los nazis.

Las declaraciones de Lavrov provocaron indignación en Israel. Además, las supuestas raíces judías de Hitler son un bulo desmentido en numerosas ocasiones por los historiadores.

Israel, que desde el inicio del conflicto trata de mantener un delicado equilibrio entre Kiev y Moscú, convocó al día siguiente al embajador ruso para exigirle «esclarecimientos».

«Los comentarios del ministro Lavrov son escandalosos, imperdonables y un horrible error histórico», afirmó el lunes 2 de mayo el ministro israelí de Relaciones Exteriores, Yair Lapid.

Bennett también denunció las «mentiras» de Lavrov y declaró que «el uso del Holocausto del pueblo judío como una herramienta política debe cesar inmediatamente».

Las declaraciones del ministro ruso también fueron condenadas por Alemania, Estados Unidos y Ucrania.

A pesar de las disculpas de Putin, Ucrania defiende que es insuficiente. «El antisemitismo existe desde hace mucho tiempo en la élite rusa», dijo el canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, para quien Lavrov debería personalmente «presentar sus disculpas públicas ante los judíos de todo el mundo».

Rusia multiplicó las críticas contra Israel incluso después de las declaraciones de Lavrov, agravando la polémica.

El martes, la diplomacia rusa reiteró los comentarios de Lavrov y acusó a Israel de «apoyar al régimen neonazi de Kiev». Y señaló que «la historia, desgraciadamente, conoce ejemplos trágicos de cooperación entre judíos y nazis».

El miércoles, la portavoz de la cancillería rusa afirmó que «mercenarios israelíes» luchan en Ucrania junto al batallón Azov, un regimiento fundado por militantes de ultraderecha antes de ser integrado en las fuerzas regulares de Ucrania.

En la conversación de este jueves, Putin y Bennett evocaron la importancia del 9 de mayo, cuando Rusia celebra la victoria sobre el nazismo, y que permite «honrar la memoria de todas las víctimas» de la Segunda Guerra Mundial, «incluyendo las víctimas del Holocausto», según el comunicado israelí.

Comentarios
tracking