Fundado en 1910

20 de abril de 2024

AnálisisRamón Pérez-Maura

El que no ganó: Donald Trump

Una de las ironías para Trump en estas elecciones es que él ejerció su derecho al voto en Florida, donde sufragó por el republicano Mike Rubio. Y ahora Rubio es la única alternativa real dentro del Partido Republicano a una candidatura de Donald Trump

Actualizada 11:42

Sabemos quién no ha ganado las elecciones de medio mandato en Estados Unidos: el expresidente Donald Trump. Las expectativas de una amplia victoria del Partido Republicano le animaron a situarse en el centro de la campaña y llenar recintos en los que hablaba él en apoyo de diferentes candidatos.
La realidad es que al Partido Demócrata del presidente Biden no le fue tan mal como anticipaban las encuestas. Eso se vio con claridad en el Senado, donde parece que se mantiene el empate que había. En esas circunstancias, ahí el voto decisivo es el del presidente del Senado, que no es senador. Es el vicepresidente de la nación, que, si no hace esto, tampoco suele tener mucho que decir. Y el vicepresidente siempre es del partido del presidente. En este caso Kamala Harris. Así que en la práctica los demócratas mantienen el control del Senado.
En el Senado es donde se ejerce el control sobre la política exterior y eso es relevante en un momento en que tenemos una guerra en suelo europeo, provocada por una agresión de Rusia. En Estados Unidos hay cierto retraimiento a la hora de apoyar a Ucrania, tanto a derecha como a izquierda. El ala más izquierdista de los demócratas casi le provoca un alipori al presidente Biden cuando se difundió semanas atrás una carta al presidente Biden remitida por el Caucus Progresista Demócrata en la que se pedía al presidente el uso de la diplomacia con Putin. No olvidemos que las políticas woke están muy extendidas entre la población de las grandes urbes de Estados Unidos y descalifican la guerra de Ucrania describiéndola como una «guerra de europeos blancos». Y eso, en boca de un woke, es un insulto.
Y en el Partido Republicano, Trump es partidario del repliegue en política exterior y su interés en Ucrania es el mínimo. Una victoria republicana en el Senado hubiera generado pánico a Zelensky y a los ucranianos. Pero el mal resultado de los republicanos en el Senado apunta a que nada cambiará en la política norteamericana en esa guerra y el apoyo escalonado continuará por ahora. Y algunos de los senadores republicanos más veteranos y con mayor auctoritas como Mitch McConnell seguirán dando su firme apoyo a Biden en la cuestión ucraniana.
Y en la Cámara de Representantes es donde se produce la gran victoria de los republicanos y ahí sí que intentará apuntarse el tanto el expresidente. Y no olvidemos que es en esa Cámara donde se controla el gasto, lo que puede generar muchos problemas a Biden. Pero el resultado global no representa la «marea roja» que esperaban poder anunciar los republicanos (recordemos que, en Estados Unidos, el rojo es el color de la derecha y el azul el de la izquierda).
Una de las ironías para Trump en estas elecciones de medio mandato es que él ejerció su derecho al voto en Florida, donde sufragó por el republicano Mike Rubio. Mike Rubio logró una de las victorias más apabullantes de la jornada con un 57,71 por ciento de los votos frente al 41,25 por ciento del candidato demócrata. Y ahora Rubio es la única alternativa real dentro del Partido Republicano a una candidatura de Donald Trump. Pero el control que tiene hoy el expresidente del aparato del partido es muy difícil de superar. Y todo indica que va a hacer uso de él, aunque estas elecciones el resultado haya estado lejos de lo que Trump esperaba.
Comentarios
tracking