27 de junio de 2022

TribunaJosé F. Martín Cinto

No pasa nada

¿Dónde está ahora esa clase media que se creó en España en la época de Franco y que fue el verdadero sostén de nuestro país durante muchos años?

A raíz de los acontecimientos que se suceden a gran velocidad y todos los días y que provienen, en su mayoría, de decisiones del actual Gobierno, que parece empeñado en acabar con España, voy a exponer unas cuantas cosas al respecto, como ciudadano de a pie.
Por edad, viví plenamente la posguerra como niño y, más adelante, y ya como parte activa, mi formación universitaria, e inmediatamente después, mi contribución a poner España otra vez en el mapa del mundo. Como consecuencia del esfuerzo sin reservas de la gran mayoría de los españoles, se puede afirmar que, entre los años 60 y 70, España se había convertido en la séptima u octava potencia industrial del mundo y una de las dos primeras potencias en desarrollo turístico.
Es indudable que durante el largo mandato de Franco, además de grandes logros, que no creo sea necesario volver a enumerar ya que son de sobra conocidos, se consiguió, como creo que nunca, una gran unidad de todos los españoles fueran andaluces, vascos, catalanes, gallegos, castellanos, manchegos, extremeños, riojanos, navarros, canarios, baleares, melillenses, ceutíes, asturianos, cántabros y para todos una sola España; se hablaba español, ondeaba una sola bandera en todos los territorios, teníamos los mismos derechos y obligaciones, un gran respeto a las fuerzas de seguridad y un principio general de amor a la familia, donde se nos educaba con los valores fundamentales para la vida. En ese periodo surgió una clase media fuerte y bien asentada en toda España; fue fundamental en la transición e hizo posible la reconciliación de los españoles de manera oficial, al establecerse un sistema democrático, basado en una Monarquía Parlamentaria de total aceptación, no solo en España, sino en la mayor parte del mundo civilizado.
Muy al principio del nuevo sistema de gobierno, se crearon 18 autonomías con sus correspondientes 18 Gobiernos, que son hoy en día una especie de nuevos reinos de taifas con todo tipo de criterios independentistas, de los que se llevan la palma las provincias vascongadas y Cataluña, además de representar un verdadero cáncer para la economía de España.
Pienso que ha habido una fecha muy negativa para España, que fue la llegada al poder del señor Rodríguez Zapatero. Desarboló todo lo conseguido para arruinar a ETA, aliándose con sus cómplices, legalizando su brazo político y negociando un proceso de rendición del Estado español. Puso en marcha la llamada Memoria Histórica, hoy en día Memoria Democrática que, además de falsear gravemente la verdad histórica con un odio y revanchismo ilimitado, abusando para sus propósitos en el control casi total de los medios de comunicación, ha logrado, tristemente, que vuelvan a aparecer las dos Españas. No puedo extenderme más con semejante personaje, pero sí decir que sin duda ha sido el principal valedor para que los asesinos de ETA se sienten en el Parlamento Español, que junto con los separatistas y comunistas solo buscan, y no lo niegan, la desintegración de España.
Estamos asistiendo a decisiones que perjudican gravemente a España en todos los sentidos, buscando siempre como fin principal, tanto los de ETA como separatistas y comunistas, el fin de España como nación. Ahora, además, tenemos como presidente de Gobierno a un discípulo aventajado y obediente del señor Zapatero que no es otro que el señor Pedro Sánchez, que además le adorna sin duda el ser el presidente que más veces falta a la verdad en toda la historia de la democracia.
Una vez escrito este resumen, la pregunta que me hago es: ¿dónde está ahora esa clase media que se creó en España en la época de Franco y que fue el verdadero sostén de nuestro país durante muchos años? Ahora esa clase media está constituida por los hijos y nietos de los que conseguimos que fuera una clase media fuerte y lograda con enorme esfuerzo y sacrificio. Ante el cúmulo de pésimas decisiones que se están tomando desde el Gobierno, no veo de verdad ni una voz que diga de verdad «basta». Han atacado de manera importante la familia, se ha desterrado la religión, se ha adoptado como credo la ideología de género, que degrada la humanidad a niveles de Sodoma y Gomorra, económicamente es un verdadero desastre, se ha entronizado el faltar a la verdad, ya que se considera necesaria para alcanzar el fin que se persiga.
Antes de acabar quiero, sin embargo, hacer mención a algo muy importante que acaba de ser presentado en sociedad y que es el manifiesto de NEOS, una plataforma cultural para la regeneración moral y política de España. No cabe duda que esta iniciativa llama a la esperanza de todos los españoles, porque representa el reencuentro de España con sus valores más esenciales, como la libertad, la religión, la vida, la educación, etc. Haciendo así posible que podamos volver a entender de verdad lo que ha sido y debe seguir siendo España. Me adhiero desde ahora a esta plataforma, ya que no es ningún partido político y espero que desde ella se pueda acabar de verdad con tanta ignominia que no se debe aguantar más.
No se puede perder el tiempo, ya que es imposible esperar nada positivo de este Gobierno, no existe nada que pactar con él. Creando una alternativa que represente, otra vez, los valores que siempre hemos tenido, habrá simplemente que echarlos de nuevo. 
  • José Martín Cinto es licenciado en Ciencias Físicas
Comentarios

Más de José Fernando Martín Cinto

  • La dignidad humana

  • La unidad de España

  • Últimas opiniones

    tracking