31 de enero de 2023

Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia y favorita en las elecciones del 25 de septiembre de 2022

Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia y virtual primera ministraEfe

Italia

El huracán Meloni apunta a la Constitución y tiende puentes con Draghi

La virtual primera ministra italiana propone revisar la figura del presidente, imponer el derecho italiano al europeo y revisar con Draghi su posición internacional

El huracán Meloni ha sacudido los cimientos de Italia. La nueva estrella de la política europea evita deslumbrarse con el éxito y mide sus pasos antes de enfilar el duro camino de la gestión que le espera.
Para empezar, desliza a través de Francesco Lollobrigida, previsible ministro, algunas de sus medidas una vez que forme Gobierno, pero de entrada ya es público que ha vetado a Matteo Salvini en su Ejecutivo.
Meloni propone revisar la Constitución y descartar su sumisión, en términos absolutos, a la normativa de la Unión Europea.
Además plantea eliminar o acotar las atribuciones del Presidente de la República y pasar el peine a algunas aristas del programa económico y fiscal que comprometió Mario Draghi y que permitirán que Italia siga recibiendo el maná de los fondos Next Generation. Su idea es hacerlo con el consenso de su antecesor.
Para acometer sus reformas sin provocar un terremoto en Bruselas ha tendido puentes con el ex titular del banco Central Europeo que, sin duda, le impondrá condiciones antes de repasar sus propias medidas.
El exministro e histórico miembro de la Liga, Roberto Castelli, de 76 años, se mostró «enfadado, triste y furioso» con los resultados.
En caliente pero convencido calificó de «verdadera injusticia» y fruto de «la debacle» de Salvini, los pésimos resultados que llevan incorporado el destierro forzoso del Senado de Umberto Bossi, fundador de la Liga.
Después de 35 años en el Parlamento, el octogenario Bossi (81 años) tiene que encajar su jubilación al no alcanzar la Liga ni siquiera el 9 por ciento de respaldo en las urnas.
Decepcionado aseguró que nunca tuvo intención de presentar su candidatura, pero que lo hizo «por respeto a la militancia».
Sus palabras tenían a Salvini como destinario de fondo al que, como buena parte de la cúpula de la Liga, señala como responsable de la hecatombe en las urnas.
Castelli fue aún más duro con el todavía líder del partido: «La Liga actual no tiene nada que ver con la nuestra, es un partido centralista con barnices de derecha.»
Dicho esto, fue más allá: «Cuando uno copia el original, al final la gente vota por el original y te conviertes en un duplicado de (Giorgia) Meloni» a la que reconoció que, «al menos, ha sido coherente».

Es hora de un nuevo líderRoberto Maroni, ex ministro y dirigente de peso en la Liga de salvini

Sin ambages otro destacado dirigente «leguista», el exministro Roberto Maroni, de 67 años, exigió: «Es hora de un nuevo líder».
La virtual primera ministra de Italia toma nota del estallido interno de su socio y filtra que ella no será su salvavidas. Giorgia Meloni no cuenta con él para recuperar el ministerio del Interior que le catapultó en sus mejores tiempos.
Su decisión habrá sorprendido en el Palacio del Quirinal donde tiene su residencia Sergio Mattarella, un presidente con atribuciones para vetar a los miembros del Ejecutivo y el encargado de proponer la formación de gobierno a un candidato.

Abrir el melón de la Constitución

La única mujer que se negó a formar parte del frente que sostuvo a Mario Draghi también quiere entrar con el bisturí, o con el hacha, al sistema italiano. Uno de los caballos de batalla de la campaña de Meloni fue su compromiso de abrir el melón de la Constitución y entre otras cosas, (esto no es novedad para Mattarella) revisar la figura del presidente.
Los planes de reforma están generando turbulencias dentro y fuera de Italia, en especial en Bruselas. Al estilo de la Hungría de Viktor Orban, Meloni pretende revisar el principio de superioridad del derecho de la Unión Europa (UE) sobre el nacional.
En la quiniela de futuros ministros Lollobrigida explica que no han sido los únicos en pedir que se revisen algunas normas de la Carta Magna, que data de 1947. Recuerda que el texto es «bello, pero tiene 70 años», y que fue el ex primer ministro Matteo Renzi el primero en levantar la mano para suprimir el Senado, propuesta que fue rechazada en referéndum.

Nosotros creemos que hace falta una revisión. Empezando por el presidencialismoFrancesco Lollobrigida, portavoz en la Cámara de Diputados de Fratelli

«Nosotros creemos que hace falta una revisión. Empezando por el presidencialismo», apunta. La cuestión es hasta dónde quieren llegar con esa «revisión».
Lo cierto es que el exceso de atribuciones del Presidente es impropio de una democracia moderna, pero de ahí a tener la tentación de borrarlo de un plumazo puede que haya un paso.
En cuanto a Europa y su Constitución, uno de los pesos pesados de Fratelli d´Italia se mira en el espejo de otros países del bloque.
«El principio de soberanía del derecho comunitario sobre el derecho nacional también es objeto de debate en otros países. En Alemania, el Tribunal Constitucional afirmó que, entre los dos sistemas normativos, siempre prevalece el que mejor protege a la población alemana, un concepto que debería ser objeto de reflexión», explica.
En Polonia, aunque no lo mencionó, el tribunal Supremo falló a favor del Gobierno en el mismo sentido pero Bruselas impuso y activó los mecanismos coercitivos para evitar versos libres entre los 27.
Sin dudar Lollobrigida insiste: «Sí, la soberanía del derecho de la UE debe ser revisada... Nadie piensa ya, a la luz de los acontecimientos recientes, que Europa sea perfecta».
Comentarios
tracking