01 de octubre de 2022

Post-itJorge Sanz Casillas

Vivir a oscuras

Habrá excepciones, pero no conozco a ningún empresario que deje la luz de su negocio encendida por gusto, y menos al precio al que la están pagando

No comparto cuando en política se tratan la economía y la ideología como cuestiones estancas, como si enfatizar en una cosa fuera sinónimo de arrinconar la otra. Cuando un Gobierno ordena subidas de impuestos está haciendo ideología. Y cuando impone apagar escaparates también, porque pocas cosas nos definen tanto como aquello que hacemos con nuestro dinero y las decisiones de vida que adoptamos en torno a él.
Aunque se intenta vender como una corriente común en toda Europa, el decreto de ahorro energético es también ideología. Una política proactiva buscaría la manera de alcanzar cierta independencia energética en lugar de intervenir las decisiones privadas de los ciudadanos. Habrá excepciones, como todo en la vida, pero no conozco a ningún empresario que deje la luz de su negocio encendida por gusto, y menos al precio al que la estamos pagando.
A menudo da la impresión de que a los teóricos de izquierda les gustaría que todos trabajásemos las mismas horas, cobrásemos lo mismo y viviéramos en casas de tamaño idéntico. Y es algo que en parte ya está instaurado, como comprueban cada mes de junio quienes anotan dos pagadores en la Declaración de la Renta. Es el deseo de vivir a oscuras, de estandarizar a la población y de que nadie despunte. Igualar a la baja, regalar los aprobados y sospechar de quien intenta crecer en el uso de sus libertades.
Hace unos días, en la fábrica de reputaciones que es Twitter, vi a una persona asegurar que la manera de acceder a una vivienda en propiedad en España es contando con unos padres que te paguen la entrada del piso. Y que eso no es meritocracia. Yo conozco excepciones, como con los escaparates, pero desconozco dónde está el problema. ¿No es mérito de los padres haber ahorrado para darle a sus hijos una vida mejor? ¿Qué se supone que hay que hacer? ¿Poner el contador a cero cuando uno nace y desligar por ley la prosperidad paterna de la de sus herederos? No es esta la columna de un «cryptobro» de los de «búscate la vida» o «en el siguiente enlace te cuento cómo hacerte rico en 90 minutos», pero como no se consigue una casa en propiedad es consintiendo que el Estado colonice cada rincón de la iniciativa privada o permitiendo que a los autónomos les cobren prácticamente por trabajar.
No hay que resignarse a vivir con un IVA del 21 % y con Hacienda recaudando como nunca gracias a que el litro de gasolina está a dos euros. Hoy la excusa es «la guerra de Putin» y mañana será cualquier otra, por eso ideología y economía no son cosas distintas.
Comentarios
tracking